Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
Poesia Y Política
Blog de RicardoLuis Plaul
08 de Agosto, 2010    Pedagogía

Sigmund Freud


SIGMUND FREUD Y EL PSICOANÁLISIS :UNA APROXIMACIÓN HISTÓRICA

Ricardo Luis Plaul

"Ante la dificultad de llegar al conocimiento, siquiera fragmentario de la realidad, y ante la duda de que podamos llegar a él alguna vez, no debemos olvidar que también las necesidades humanas son una parte de la realidad, y, por cierto, una parte muy importante y que nos toca muy de cerca." Freud, 1928.


El psicoanálisis, que surgió en la última década del siglo XIX, puede considerarse como: a) un método de investigación de los aspectos más ocultos de la personalidad, b) una teoría psicodinámica del desarrollo de la personalidad y c) una técnica terapéutica que a través del inconsciente trata los desequilibrios de la personalidad.
La evolución de la teoría psicoanalítica está indisolublemente unida a la vida de su creador: Sigmund Freud. Nació el 6 de mayo de 1856 en Freiberg, Moravia (pequeña ciudad de lo que fue luego Checoslovaquia). En 1860 su familia se traslada a Viena donde estudia medicina, recibiéndose en 1881. En 1882 debido a las necesidades de su familia abandona la investigación en el laboratorio fisiológico de Ernesto Brücke y se dedica a la medicina clínica. En 1885, interesado por la neurología, viaja a Francia donde estudia durante un año, en la clínica de la Salpetriere, con el famoso psiquiatra Jean Charcot ,quien empleaba la hipnosis en el tratamiento de la histeria. Freud señalaría luego (1924) que los neurólogos de aquella época sobreestimaban los hechos químico-físicos y patológico-anatómicos y abandonaban el factor psíquico a los curanderos y a los filósofos. De esta manera no "se abría acceso ninguno a los secretos de las neurosis, sobre todo a los de la enigmática histeria". Charcot había supuesto que ciertas parálisis, surgidas después de un hecho traumático, eran de naturaleza histérica y fundándose en dicha hipótesis, logró provocar artificialmente parálisis de idéntica naturaleza por medio de la sugestión de un trauma durante la hipnosis.

"De todo lo que vi al lado de Charcot, lo que más me impresionó fueron sus últimas investigaciones sobre la histeria...y de la frecuente aparición de la histeria en sujetos masculinos, la creación de parálisis y contracturas histéricas por medio de la sugestión hipnótica y la conclusión de que estos productos artificiales muestran exactamente los mismos caracteres que los accidentales y espontáneos, provocados con frecuencia por un trauma" Freud , Autobiografía,1924

Antes de regresar a Viena, Freud permanece varias semanas en Berlín dedicado a estudiar las enfermedades de la infancia y publicará luego varios trabajos sobre las parálisis cerebrales de los niños. En otoño de 1886 se establece como médico en Viena y contrae matrimonio. Sus informes sobre lo que había aprendido en París con Charcot, a la Sociedad de Médicos, fueron muy mal recibidos y declarados increíbles.
En 1889 se dirige a Nancy para perfeccionar su técnica hipnótica y es testigo de los experimentos de Bernheim con los enfermos del hospital. De 1886 a 1891 abandona casi por completo la investigación científica.
En ese entonces Freud se contacta con el médico neurólogo vienés José Breuer con quien publica en 1895 el libro "Estudios sobre la Histeria" donde describen el método terapéutico y las posibles causas de la enfermedad. Consideraron que el origen de la enfermedad estaba dado por un hecho traumático borrado de la conciencia del paciente por obra de la represión. Breuer había tratado el caso de una joven (Ana O.) con graves trastornos histéricos ( tos nerviosa, contracturas, imposibilidad de beber y comer, anestesias, etc.). Dichos trastornos habían aparecido mientras la joven cuidaba a su padre enfermo. A medida que la paciente relataba (bajo sugestión hipnótica) los acontecimientos ocurridos durante la enfermedad de su padre, los síntomas histéricos iban desapareciendo. La misma paciente denominaba "cura de palabras" o "limpieza de la chimenea" al llamado método catártico de Breuer (relatos en estado hipnótico). La sexualidad no desempeñaba en la teoría de la catarsis ningún rol importante.

"Hemos hallado en efecto, y para sorpresa nuestra, al principio, que los distintos síntomas histéricos desaparecían inmediata y definitivamente en cuanto se conseguía despertar con toda claridad el recuerdo del proceso provocador, y con él el afecto concomitante, y describía el paciente con el mayor detalle posible dicho proceso, dando expresión verbal al afecto." Freud, "Estudios sobre la histeria" 1895

Al poco tiempo de publicado el libro surgieron divergencias entre Freud y Breuer. El primero estaba poco satisfecho con la técnica empleada ya que muchos pacientes no eran fácilmente hipnotizables y sus efectos terapéuticos en muchos casos no eran duraderos y dependían demasiado de la relación personal médico- paciente. Además surgían "resistencias" en el paciente al formulársele ciertas preguntas sobre aspectos penosos o vergonzosos de su vida íntima por lo que opta por dejar que el paciente exprese libremente, sin ningún tipo de autocrítica, todo cuanto se le ocurra por absurdo o trivial que parezca.

"...Abandoné pues el hipnotismo y sólo conservé de él la colocación del paciente en decúbito supino (boca arriba) sobre un lecho de reposo, situándome yo detrás de él de manera a verle sin ser visto" Freu, Autobiografía, 1924

Surge así la "regla fundamental " del psicoanálisis: la asociación libre. A través de ésta se busca que las ideas inconscientes reprimidas se hagan concientes y de esa manera se eliminen los síntomas histéricos.

"...comencé a poner en práctica el método de la asociación libre, consistente en comprometer al sujeto a prescindir de toda reflexión consciente y abandonarse, en un estado de serena concentración, al curso de sus ocurrencias espontáneas (involuntarias). Tales ocurrencias las debía comunicar al médico, aun cuando en su fuero interno surgieran objeciones de peso contra tal comunicación; por ejemplo, las de tratarse de algo desagradable, nimio o impertinente..." Freud, "Esquema del psicoanálisis" 1923

El material aportado por la asociación libre si bien no se refería a los elementos olvidados mismos hacía claras alusiones a ellos y el médico podía entonces reconstruirlos con el auxilio de determinadas interpretaciones.
Freud descubre entonces que la tarea de patentizar los elementos patógenos olvidados tenía que enfrentar una resistencia constante y muy intensa. Del estudio de las resistencias surgió uno de los pilares de la teoría psicoanalítica: la teoría de la represión. En el origen de las neurosis hay , según Freud, un conflicto entre tendencias instintivas que buscan descargarse, y las normas morales que oponen su fuerza represiva para evitar su acceso a la conciencia. Los síntomas no serían más que un producto, un modo de transacción que satisface precariamente a los dos protagonistas en pugna.

"La represión partía, regularmente, de la personalidad consciente (el yo) del enfermo y dependía de motivos éticos y estéticos; a la represión sucumbían impulsos de egoísmo y crueldad, que, en general, podemos considerar malos, pero, sobre todo, impulsos optativos sexuales, muchas veces de naturaleza repulsiva e ilícita. Así pues los síntomas patológicos eran un sustitutivo de satisfacciones prohibidas, y la enfermedad parecía corresponder a una doma incompleta de lo inmoral que el hombre integra."Freud,op. cit, 1923

La teoría de la represión constituyó la base principal de la comprensión de las neurosis e impuso una modificación de la labor terapéutica.: su fin no era ya hacer volver a los caminos normales los afectos extraviados por una falsa ruta sino descubrir las represiones y suprimirlas mediante un juicio que aceptase o condenase definitivamente lo excluido por la represión.

Así, a partir del estudio de las represiones patógenas, se le da en Freud extraordinaria importancia al concepto de inconsciente, constituido esencialmente en relación con lo que el individuo rechaza de su conciencia pero continúa subsistiendo y manifestándose en diversas conductas de la vida cotidiana (sueños, chistes, olvidos, actos fallidos, etc.)
Esto también le revela a Freud el papel importante que tiene en la vida anímica los impulsos sexuales lo que lo lleva a estudiar la naturaleza y la evolución del instinto sexual

"La teoría que habíamos intentado edificar en los "Estudios..." era muy incompleta . sobre todo, apenas habíamos rozado el problema de la etiología , o sea, el de la base del proceso patógeno. Posteriormente hube de comprobar con mayor evidencia cada vez que detrás de las manifestaciones de la neurosis no actuaban excitaciones afectivas de naturaleza indistinta, sino precisamente de naturaleza sexual, siendo siempre conflictos sexuales actuales o repercusiones de sucesos sexuales pasados"Freud Autobiografía, 1924/25
. También llega a la conclusión de que las vivencias y los conflictos de los primeros años infantiles desempeñan un papel fundamental en la evolución del individuo y dejan rastros imborrables para la edad adulta. Freud desata todo un escándalo al hablar de la "sexualidad infantil" la cual, afirma, se manifiesta desde la más tierna edad, tanto en reacciones somáticas como en actitudes anímicas. Describe al "complejo de Edipo", atracción amorosa del niño hacia su madre y hostilidad hacia el padre, como el fenómeno central del temprano período sexual infantil y constituye asimismo el nódulo de todas las neurosis. La historia y el destino del Complejo de Edipo varían entre hombres y mujeres dadas las diferencias anatómicas.

"La teoría psicoanalítica de las neurosis contenía ya en esta estructura muchos elementos opuestos a opiniones e inclinaciones dominantes y que hubieron de despertar, en los sectores lejanos al nuestro, extrañeza, disgusto e incredulidad..."Freud, 1923

Durante más de diez años Freud trabajó en soledad publicando algunas de sus obras fundamentales: La interpretación de los sueños (1900), Psicopatología de la vida cotidiana (1901), Una teoría sexual, El chiste y su relación con el inconsciente (1905).
Hacia 1906 el psicoanálisis comienza a tener difusión a partir de la actividad de un grupo de psiquiatras que comienzan a seguir a Freud: primero Bleuler y Jung en Zurich y años más tarde: E. Jones en Toronto y Londres, K. Abraham en Berlín y Sandor Ferenczi en Budapest. En 1909 Freud es invitado por Stanley Hall, director de la Clark University de Worcester, Massachussets, a dar una serie de conferencias que luego fueron publicadas (1925) y esto contribuyó a la difusión del psicoanálisis en los EEUU. Entre 1911 y 1913 Jung y Adler se separan de Freud por interpretaciones particulares que los distancian del maestro. También se editaron en Europa y América una serie de publicaciones que desarrollaron las temáticas psicoanalíticas en el mundo.
Con respecto a los sueños, Freud considera que constituyen "la vía regia para llegar al inconsciente". Son una satisfacción disfrazada de un deseo reprimido. Los deseos cuyo cumplimiento presenta son los mismos que en las neurosis sucumben a la represión. En estado de reposo la represión se debilita convirtiéndose en la censura onírica pero cuando la formación del sueño traspasa ciertos límites el sujeto despierta sobresaltado.




METAPSICOLOGÍA : HIPÓTESIS TOPOGRÁFICA

De 1913 a 1917 se publicaron varios trabajos de Freud agrupados bajo el nombre de Metapsicología . En ella se describen los procesos psíquicos desde tres puntos de vista: dinámico, económico y tópico o topográfico.
El punto de vista topográfico elabora la noción de un hipotético aparato psíquico compuesto por tres sistemas: Inconsciente, Preconsciente y Consciente.
Ser consciente, dice Freud es un término puramente descriptivo que se basa en la percepción más inmediata y segura y que por lo general es un estado eminentemente transitorio: "una representación consciente en un momento dado ya no lo es en un momento inmediatamente posterior, aunque pueda volver a serlo bajo condiciones fácilmente dadas".
El sistema inconsciente, afirma Freud, es aquel en el que se encuentran las ideas o representaciones latentes, que no percibimos y cuya existencia podemos afirmar basándonos en indicios y pruebas de otro orden (Por ejemplo: sugestión post-hipnótica, sueños, chistes, olvidos, actos fallidos, etc.)
Las representaciones inconscientes a pesar de su intensidad y eficacia se mantienen alejadas de la conciencia.
"...Existen procesos o representaciones anímicas de gran energía que, sin llegar a ser conscientes, pueden provocar en la vida anímica las más diversas consecuencias..." Freud, El Yo y el Ello, 1923.

"Todo acto psíquico comienza", según Freud, "por ser inconsciente y puede continuar siéndolo o progresar hasta la conciencia según tropiece o no con una resistencia". O sea que hay fuerzas que se oponen al paso de las representaciones inconscientes y esta repulsa se debe a las tendencias encarnadas en su contenido.
Entre el Inconsciente y el Preconsciente ubica pues Freud una primera censura que impide el paso del material del inconsciente. La represión de las representaciones inconscientes exigen un esfuerzo continuo y un constante gasto de energía.
El Inconsciente, sede de los impulsos innatos, de los deseos y recuerdos reprimidos, funciona de acuerdo al llamado: Proceso Primario. Este se caracteriza por:
* Ausencia de cronología temporal: presente, pasado y futuro se entremezclan (por ejemplo en los sueños).
* Ausencia del principio de contradicción: coexisten elementos antitéticos. No tiene en consideración los principios del pensamiento lógico.
* La realidad interna tiene más valor que la realidad externa.
* Se rige por el principio del placer: busca la satisfacción inmediata sin importar las consecuencias
Para Freud la actividad psíquica es esencialmente inconsciente, los deseos inconscientes están en el centro de nuestro ser y todo proceso mental tiene su origen en él. Al llegar al preconsciente, los deseos inconscientes pueden ser rechazados o bien propagarse enmascarados bajo el aspecto de afectos, ideas, palabras o acciones.
El sistema Preconsciente está constituido por contenidos que proceden del Inconsciente y van hacia el consciente y viceversa. Está separado del consciente por una segunda censura reguladora. Puede hacerse consciente en cualquier momento. En él se verifica la unión de los deseos inconscientes con las representaciones verbales y así pueden formularse en el consciente. Actúa de acuerdo al Proceso secundario, lo cual implica:
* Elaboración de una sucesión cronológica en las representaciones.
* Hallazgo de una correlación lógica entre las representaciones.
* Relleno de lagunas entre ideas aisladas.
* Introducción del factor causal: establece una relación causa-efecto entre los fenómenos.
* Se rige por el Principio de Realidad.

"Lo reprimido es para nosotros el prototipo de lo inconsciente. Pero vemos que se nos presentan dos clases de inconsciente: lo inconsciente latente, capaz de conciencia, y lo reprimido, incapaz de conciencia... A lo latente, que sólo es inconsciente en un sentido descriptivo y no en un sentido dinámico, lo denominamos preconsciente, y reservamos el nombre de inconsciente para lo reprimido, dinámicamente inconsciente." Freud, El Yo y el Ello.

El sistema Consciente es un sistema perceptivo. Está en relación inmediata con el mundo externo. Las representaciones que constituyen su contenido están de acuerdo con las necesidades de la acción en cada instante. Percibe procesos, tanto de procedencia interna como externa. Actúa como amortiguador de estímulos externos evitando perturbar el equilibrio del organismo con un choque demasiado brusco.

El punto de vista dinámico se refiere al conflicto entre fuerzas antagónicas: las fuerzas controladoras (contracatexias) tratan de impedir la descarga de la energía instintiva (pulsiones sexuales o agresivas).
El punto de vista económico se refiere al aspecto cuantitativo de las fuerzas en conflicto. Por ejemplo, un individuo puede tener constitucionalmente una agresividad o sexualidad muy intensas. Dicha energía también variará en distintas etapas de la evolución (menopausia, pubertad, etc.)

HIPÓTESIS ESTRUCTURAL O DINÁMICA:

La descripción del aparato psíquico en términos topográficos le resulta insuficiente a Freud a medida que va ahondando en el análisis del Yo y los mecanismos de defensa. Advierte que el conflicto no sólo se plantea entre inconsciente y consciente sino que puede haber una situación inconsciente en conflicto con una defensa que también funciona inconscientemente. Esto lo lleva a rectificar su hipótesis topográfica suplantándola por lo que va a llamar : Hipótesis estructural o dinámica. En ella distingue tres instancias: Ello, yo y Superyo. Esto lo desarrolla en el trabajo : "El Yo y el Ello".
Freud utiliza el término Ello para referirse a la primera de las instancias que surgen: el bebé al nacer es puro Ello. Constituye en el período inicial de la vida, todo el aparato psíquico, por lo que las otras dos instancias necesariamente tienen que surgir a partir de él. El Ello abarca todo lo heredado, lo innato, incluyendo las pulsiones instintivas. Es el reservorio de la energía psíquica y provee la fuerza necesaria para la actividad de los otros dos sistemas. Asimismo se mantiene en contacto con los procesos corporales de los cuales deriva su energía. Freud lo llamó "la verdadera realidad psíquica", porque representa al mundo interno de la experiencia subjetiva y no conoce la realidad objetiva. El Ello, sistema totalmente inconsciente, se rige por el principio del placer: exige una inmediata satisfacción de sus deseos. Actúa de acuerdo al proceso primario, sus deseos desconocen el tiempo y las relaciones causales y lógicas.
El Yo es una instancia que se va diferenciando del Ello a medida que el niño se va relacionando y actuando en relación al mundo externo. Va evolucionando gradualmente a medida que va madurando su sistema nervioso.

"Fácilmente se ve que el Yo es una parte del Ello modificada por la influencia del mundo externo...El Yo se esfuerza en transmitir a su vez al Ello dicha influencia del mundo exterior, y aspira a sustituir el principio del placer, que reina sin restricciones en el Ello, por el principio de la realidad...El yo representa lo que pudiéramos llamar la razón o la reflexión, opuestamente al ello, que contiene las pasiones..." Freud, El Yo y el Ello, 1923.

El Yo maduro se rige por el principio de realidad ( pensamiento objetivo, socializado, racional y verbal) y actúa de acuerdo al proceso secundario. Trata de postergar la satisfacción del placer hasta que las circunstancias sean más favorables o se halle el objeto más adecuado para reducir la tensión. Controla las actividades cognitivas e intelectuales. Es el ejecutivo de la personalidad porque orienta los caminos para la acción. Procura armonizar los impulsos del Ello y hacerlos concordar con la realidad y con los requerimientos del Superyo.

La importancia funcional del Yo reside en el hecho de regir normalmente los accesos a la motilidad (movimientos). Podemos pues, compararlo, en su relación con el Ello, al jinete que rige y refrena la fuerza de su cabalgadura, superior a la suya, con la diferencia de que el jinete lleva esto a cabo con su propia energía, y el Yo, con energías prestadas".

La actividad del Yo es consciente (percepción exterior, percepción interna, procesos intelectuales), preconsciente e inconsciente (mecanismos de defensa). Sus objetivos son la autoconservación y la preservación de la especie.
Mientras que el Ello y el Superyo representan la influencia del pasado, el Yo está primordialmente determinado por la propia experiencia del sujeto.
Hacia el final de la etapa fálica (alrededor de los cinco o seis años) se forma el Superyo. Clásicamente se lo define como una modificación del Yo causada por la internalización de las fuerzas represivas que han actuado sobre el individuo en el transcurso de su desarrollo. Es pues el representante interno de los valores tradicionales y las normas sociales que transmiten los padres a través de un sistema de premios y castigos impuestos al niño. Es el árbitro moral internalizado de la conducta y se empeña más en lograr la perfección que el placer. Decide qué está bien y qué está mal de acuerdo a las pautas socio-culturales de conducta. Posee dos subsistemas : la conciencia moral, que castiga al individuo haciéndolo sentir culpable y el ideal del Yo, que lo premia llevándolo a sentirse orgulloso de sí. Un superyo neurótico exigirá al individuo una serie de comportamientos, de adaptaciones a ciertas normas rígidas, enfermizas, en algunos casos pueden llegar a grados de psicosis declarada.
Freud afirma que el Superyo es el heredero del Complejo de Edipo ya que, al superarse los impulsos incestuosos y hostiles que el mismo implica, el niño puede identificarse positivamente con sus padres internalizando los aspectos morales y prohibitivos de los mismos, constituyéndose en la criatura, un modelo de conducta que tiene que ir incorporando de alguna manera incorporando.

"...Su relación con el yo no se limita a la advertencia: Así, como el padre debes ser, sino que comprende también la prohibición :Así, como el padre no debes ser: no debes hacer todo lo que el hace , pues hay algo que le está exclusivamente reservado"

"...El superyo conservará el carácter del padre, y cuanto mayores fueron la intensidad del Complejo de Edipo y la rapidez de su represión (bajo la influencia de la autoridad, la religión la enseñanza y las lecturas) más severamente reinará después sobre el Yo como conciencia moral, o quizá como sentimiento inconsciente de culpabilidad" Freud, El Yo y el Ello, 1923.

Al igual que el yo, el Superyo es consciente, preconsciente e inconsciente. Freud sostiene que gran parte del superyo permanece inconsciente e inaccesible al yo.


TEORÍA DE LOS INSTINTOS

La teoría freudiana despertó resistencias al asignarle a la vida instintiva un papel fundamental en la conducta del ser humano. Freud sostiene que, en última instancia, todo, aún lo más elevado y noble que el hombre hace, está descansando en el juego de los instintos, de los impulsos, de las apetencias primarias que existen naturalmente en todos los individuos.
El instinto es un excitante interno continuo que, en la medida en que funciona ininterrumpidamente, produce cierta tensión que necesita ser satisfecha. La satisfacción de la tensión produce una sensación placentera y la frustración se traduce en displacer en cuanto el instinto no es atendido en la oportunidad en que lo reclama.
El origen de toda la vida instintiva está en procesos somáticos, es decir fenómenos físico-químicos que se producen en el organismo. Freud señala que la fuente del instinto son precisamente los procesos físico-químicos que están manifestando un desequilibrio biológico en el organismo. El objeto del instinto es la cosa u objeto, en el sentido más amplio del término , sobre el cual se va a aplicar el instinto para lograr su satisfacción (Ej.: en la sed, el líquido que la satisface). La finalidad del instinto consiste en la conducta que el sujeto tiene que cumplir para poder conectarse con el objeto que va a satisfacer su necesidad y naturalmente va a significar la reducción de la tensión. Finalmente, agrega Freud un cuarto elemento que es la intensidad o fuerza del instinto, entendiendo por tal la cantidad de energía que participa en cada proceso instintivo.
Si se pretende rigurosidad o una mayor exactitud terminológica se debe hacer una distinción entre el término "instinkt", que es el vocablo alemán que traduce exactamente lo que nosotros entendemos en castellano cuando decimos instinto y que se refiere al comportamiento animal fijado por la herencia y que es característico de toda la especie (Ej: la forma estereotipada de las abejas de construir el panal) ; y el término, que más frecuentemente usa Freud: "Trieb", que puede traducirse como pulsión o tendencia pulsional. Se refiere menos a una finalidad precisa, que a una orientación general y lo que subraya es más el carácter irrepresible, algo que está reclamando atención y satisfacción. Cuando Freud se propone clasificar las pulsiones instintivas enuncia en 1905 su primer teoría donde distingue dos grupos: los que llama instintos del yo o de autoconservación y los instintos sexuales o de conservación de la especie.
A partir de sus investigaciones de la actividad sexual infantil, el concepto de sexualidad en Freud es mucho más amplio de lo que comúnmente se entiende por tal ya que califica como sexual a toda excitación acompañada de placer (Ej: la succión del pulgar en un lactante).
Freud rectifica este primer criterio de clasificación cuando descubre la naturaleza sexual de ciertas tendencias que antes había reconocido como tendencias atribuibles al Yo. Sostiene que una parte del amor por sí mismo es de la misma naturaleza que el amor que el sujeto va a dirigir hacia objetos externos. Para ser más preciso va a hablar de libido narcisista y de libido objetal. La palabra libido está significando la energía instintiva sexual en el plano psíquico. Entonces, al reconocer que la libido del Yo (la pulsión erótica dirigida hacia el propio sujeto) y la libido objetal (el instinto erótico dirigido hacia el otro) tiene la misma naturaleza y el mismo origen, comienza en 1920 a referirse al Instinto de vida o Eros y al Instinto de muerte o Thanatos.
Los instintos de vida son formas de cohesión cuya manifestación fundamental se podría comparar con lo que es la fase anabólica en el metabolismo. Al instinto de muerte lo entiende como una fuerza de desintegración, algo así como la fase catabólica del metabolismo. Estas dos tendencias en su manifestación están siempre de algún modo asociadas. La vida sería un combate y una transacción entre ambas tendencias.

"...La colaboración y el antagonismo del Eros con el instinto de muerte constituyen para nosotros la imagen de la vida..." Freud, Autobiografía, 1924

"...No nos es posible determinar todavía de qué manera se enlazan, mezclan y alían entre sí tales instintos; pero es indudable que su combinación es un hecho regular."Freud, El Yo y el Ello, 1923

En su libro "Más allá del principio del placer" afirma Freud que la finalidad del instinto de vida es establecer unidades siempre más amplias y más vastas o sea crear vida. En cambio el instinto de muerte tiende a disolver lo que está vivo, es el que motiva el envejecimiento y la muerte. Cuando está dirigido hacia fuera da lugar a los comportamientos agresivos. Al entremezclarse con el instinto erótico da lugar a la conducta sádica y en cuanto está vuelto hacia el propio protagonista da como resultado el comportamiento masoquista.
Como ya afirmamos es importante tener en cuenta que no existe conducta alguna que sea puramente narcisista o puramente objetal. No existe conducta que sea puramente destructiva o puramente libidinal. Siempre existe una combinación, una dosificación de lo tanático y de lo erótico, de lo destructivo y de lo constructivo. Va a depender de la dosis con que esta mezcla se fusione, respecto del predominio de una pulsión sobre otra, que nos encontremos con casos bien definidos de enfermedad, hasta el máximo extremo en cuanto a gravedad.
Así como se produce en el cuerpo un proceso de maduración, el crecimiento va a determinar paralelamente, una maduración o desarrollo de las tendencias instintivas.
La idea de que hay una cronología y un encadenamiento de etapas en la evolución de la libido es una de las convicciones más firmes de las primeras que el psicoanálisis establece.
El concepto clave, que es el desarrollo de la pulsión sexual, va a estar dado en una idea importante que es la de las zonas erógenas. Es decir, ciertas regiones del cuerpo que, estimuladas, suscitan un tipo de placer específico.
"...Son éstas partes de la epidermis o de las mucosas en las cuales ciertos estímulos hacen surgir una sensación de placer de una determinada cualidad." Freud, Tres ensayos sobre teoría sexual, 1905

ETAPAS DEL DESARROLLO PSICOSEXUAL O ESTADIOS DEL DESARROLLO DE LA LIBIDO:

1. ORAL PRIMITIVA: (de 0 a seis meses). Zona erógena: la boca, placer en la succión.
2. ORAL TARDÍA, Canibalística o sádico-oral: (6 a 12 meses): Aparición de los dientes. El incorporar mordiendo sustituye a la succión. Ambivalencia: deseo de incorporar y a la vez destruir al objeto amoroso. Narcisismo: su interés se dirige sobre todo a su propio cuerpo.
3. SÁDICO-ANAL (2 A 3 años) : Satisfacción libidinal ligada a la evacuación y a la exitación de la mucosa anal, que puede ser aumentada por la retención. Las heces fecales se convierten en objetos ambivalentes. Tendencias sádicas: ligadas al sentido destructivo de la eliminación de las heces. Bisexualidad y ambivalencia.
4. FÁLICA (3 a 5 años): Complejo de Edipo en el varón. El falo en el varón y el clítoris en la niña : zonas erógenas. Masturbación acompañada de fantasías. Envidia del pene en la niña es reemplazada por el deseo de tener un niño con su padre. La angustia de castración llevan al varón a renunciar a la posesión exclusiva de su madre. Curiosidad sexual infantil.
5. LATENCIA (6 a 12 años): Debilitamiento de los impulsos sexuales determinada por la cultura más que por la evolución biológica. Desarrollo contra los impulsos de los diques de la moralidad.
6. GENITAL (pubertad, adolescencia): Los impulsos o tendencias parciales se integran y se subordinan a la genitalidad. La satisfacción se logra con la relación sexual.

Si el pleno desarrollo de una de las etapas de la libido es perturbado puede el sujeto progresar prematuramente o regresar a un estadio anterior más seguro y producurse una fijación. Esta constituye una predisposición al retorno y a la utilización de las tendencias que caracterizaron esa etapa en casos de angustia o frustración. Por Ejemplo un sujeto fijado en la fase anal puede reaccionar ante determinadas frustraciones con un acceso diarreico. Este retorno tiene además, según Freud, un papel importante en la génesis de las neurosis y de las perversiones. Por ejemplo el retorno de las tendencias oral-sádicas en la psicosis maníaco-depresivas y de las tendencias sádico-anales en la neurosis obsesiva.
Debemos aclarar que los impulsos no se desarrollan en forma independiente de la realidad y que por su inmadurez biológica el niño depende del ambiente cuya acción tiende a modelar el progresivo desarrollo de los impulsos conforme a sus propias exigencias.
El psicoanálisis además de ponerle fin a la fábula de la infancia asexuada denunció la hipocresía social de su época al excederse en la represión de las pulsiones instintivas. Propone ceder en dicha represión y darle más espacio a la sinceridad.




BIBLIOGRAFÍA:

* FREUD, Sigmund. Obras Completas . Tomo XX. Esquema del psicoanálisis. Autobiografía. Las resistencias contra el psicoanálisis. Edit. Losada. Bs.As. 1997.
* FREUD, Sigmund. Obras completas. Volumen 1. Estudios sobre la histeria. Charcot. Hyspamérica, Bs.As. 1993
* FREUD, Sigmund. El Yo y el Ello. Tres ensayos sobre teoría sexual y otros ensayos. Más allá del principio del placer.Hyspamérica, BsAs, 1984
* LAGACHE, Daniel. El psicoanálisis. Paidós, Bs. As, 1973
* REUCHLIN, Maurice. Historia de la psicología. Paidos, Bs.As, 1968
* MUELLER, F L. La psicología contemporánea. Fondo de Cultura Económica, México, 1969
* MIRA Y LOPEZ, Emilio. Los fundamentos del psicoanálisis. Americalee, Bs.As.
1943.
* HALL, Calvin y LINDZEY, Gardner. La Teoría psicoanalítica de la personalidad. Paidós, Bs.As. 1974

Palabras claves , , ,
publicado por ricardolplaul a las 19:59 · 1 Comentario  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (1) ·  Enviar comentario
Different people in all countries get the loans from various banks, because this is comfortable.
publicado por Laurel, el 19.02.2012 01:48
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
SOBRE MÍ
FOTO

Ricardo Plaul

escribir poesía, reflexionar sobre la realidad.

» Ver perfil

CALENDARIO
Ver mes anterior Julio 2018 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031
BUSCADOR
Blog   Web
TÓPICOS
» Cooperativismo (7)
» Eventos (0)
» Pedagogía (50)
» Poesía (175)
» política (191)
» Proyectos (4)
» Relatos cortos (23)
» Sociedad (59)
NUBE DE TAGS  [?]
SECCIONES
» Inicio
ENLACES
FULLServices Network | Crear blog | Privacidad